Genes: el comodín del siquiatra

El curanderismo es la comercialización de productos o procedimientos de salud no probados, sin valor terapéutico alguno y aun dañinos. Si los sicoanalistas usan procedimientos sin valor terapéutico, los siquiatras usan productos dañinos: los psicofármacos. La confusión de problemas existenciales con entidades médicas a tratar es común aun en casos de los siquiatras más respetados. Un paradigma es David Rosenthal, el editor de The Genain quadruplets (Las cuadrúpletos Genain), un erudito tratado sobre cuatro mujeres, gemelas idénticas, y la dinámica familiar.

El padre de la familia Genain era un alcohólico que les pegaba a su mujer y a las niñas, a quienes restringía el contacto con el mundo externo. Según su esposa “siempre estaba enojado, era infame y mezquino” y en una ocasión la amenazó de muerte cuando quiso huir del hogar. El padre jugaba sexualmente con una de sus hijas, pero cuando se percató que las chicas se masturbaban las envió con un cirujano sin escrúpulos que mutiló sus genitales. La madre también abusaba de las hijas. En una ocasión agarró las cabezas de dos de sus hijas y las golpeó una con la otra para que dejaran de llorar. Cuando el esposo quiso prevenir la masturbación de las adolescentes la madre participó en el uso de ácido en sus genitales. Eso ocurrió antes de que aprobara la iniciativa de su marido de operarlas.

Las cuatro hijas enloquecieron.

The Genain quadruplets es un tratado para académicos saturado de referencias doctas. Se esperaría que, ante tal historia, los siquiatras que contribuyeron con sus artículos expusieran el caso como prueba que algunos padres enloquecen a sus hijos.

Hicieron lo opuesto. Rosenthal ostenta el caso Genain como prueba de una etiología genética de la locura de las hijas. El libro es un estudio sobre los factores hereditarios y ambientales de la familia, pero Rosenthal, apologista del modelo de la causa física de las perturbaciones mentales, puso énfasis en el aspecto hereditario. Los genes resultaron responsables de la enfermedad mental de estas pobres mujeres. El mismo apellido “Genain” es un seudónimo que inventó Rosenthal cuyas raíces griegas vienen de “gen espantoso”. Peter Breggin leyó The Genain quadruplets y descubrió que, a lo largo del libro, aunque oculto entre el irrelevante material escolástico, existía información sobre los sucesos en esa familia. Según Breggin —:

El libro presenta una de las más trágicas crónicas de abuso y maltrato a niñas que ha sido registrado. No obstante, en ningún momento se discute el maltrato como tal. En ningún lugar del libro se resume el maltrato. Esta información se encuentra esparcida a lo largo de seiscientas páginas en los reportes de los diversos profesionales. Gran parte de la información se encuentra en las notas a pie de página. La sinopsis que aquí he hecho fue acopiada por estas observaciones dispersas.[1]

Breggin concluye que omitir hablar de lo que ocurría en esa familia constituye una complicidad intelectual de Rosenthal y los demás autores con los agresores. Si renombrados siquiatras genetistas ignoran este nivel de abuso parental e invierten la historia, culpando a los genes de las víctimas, ¿cómo sorprenderse que los siquiatras comunes y corrientes ignoren el testimonio de sus pacientes en casos relativamente menores de maltrato? Los genes son el comodín del siquiatra para exonerar a los padres de la devastación manifiesta en los hijos. ¡Cómo recuerdo esa ocasión que vi a Amara declarar con certeza profesional en la televisión que el suicidio tenía una causa genética ante su sorprendido interlocutor!

Jay Joseph ha dicho que no se ha descubierto gen relacionado con ningún trastorno mental y no se descubrirá porque, según sus palabras, el emperador no tiene genes. Joseph dedicó dos libro a rebatir las mentiras de siquiatras como Amara: The gene illusion: genetic research in psychiatry and psychology under the microscope (La ilusión del gen: la investigación genética en psiquiatría y psicología bajo el microscopio) y The missing gene: Psychiatry, Heredity, and the Fruitless Search for Genes (El gen ausente: psiquiatría, herencia y la inútil búsqueda de genes), este último publicado en 2006.[2] Los genes no producen trastornos. Lo más que pueden producir es cierta predisposición en el carácter. Pero para entender nuestras conductas las circunstancias familiares no pueden soslayarse. Es absurdo afirmar que nuestras acciones se deducen matemáticamente a partir de nuestros genes. La biología de un individuo no es su destino. Ira Schwartz, un líder de opinión en asuntos públicos sobre la juventud estadounidense, ha sido muy crítico sobre lo que la siquiatría le hace a sus jóvenes. Schwartz retrata la mentira de culpar a la herencia que Amara le dijo a mis padres según mi hermano Germán:

Una gran cantidad de estos chicos y sus padres están en guerra unos con los otros. Es endemoniadamente más fácil para un padre que le digan: “Mira, este no es tu problema. Juanito anda deprimido y rebelde porque tiene en realidad un problema de salud mental. No es tu problema, y sabemos cómo componerlo. Mándanos a Juanito”.[3]

Referencias

[1] Breggin: Toxic psychiatry, p. 106.

[2] Muchos artículos críticos sobre las teorías genéticas de los siquiatras de los que tengo conocimiento provienen de la pluma de Jay Joseph: “The genetic theory of schizophrenia: a critical overview” in EHSS (Summer 1999), pp. 119-145, y “A critique of the spectrum concept as used in the Danish-American schizophrenia adoption studies” in EHSS (Autumn/Winter 2000), pp. 135-160.

[3] Ira Schwartz, citado en Sharkey: Bedlam, p. 106.

Anuncios
Published in: on mayo 16, 2009 at 12:58 pm  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://biopsiquiatria.wordpress.com/2009/05/16/genes/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Totalmente de acuerdo con el autor de éste artículo.
    La Psiquiatría que merece todos mis respetos, en éste caso se posiciona en la óptica meramente biológica, pero como bien se menciona arriba la dinámica familiar es a mi consideración la etiología de este caso…

    Estudiante de Psicología


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: